La genética del líder inspirador

12 April 2014 | Publicaciones | Publicado por

Células shutterstock_180456830El concepto de liderazgo se ha manoseado hasta la saciedad, situación de la que somos culpables, y mucho, consultores, empresarios, conferenciantes en management etc. Hoy seguimos dibujando cómo es el “nuevo perfil del líder”, ese que va a triunfar en la sociedad del cambio continuo, de tecnologías disruptivas y que pondrá foco en el factor humano (como si se pudiera poner foco en otra cosa cuando se es líder).

Muchos han sido los personajes de la historia, la política y la empresa que nos han sido presentados como líderes indiscutibles, caracterizados por un perfil dominante, con gran éxito social y profesional, habilidades y conocimientos que rozan la perfección y comunicadores natos capaces de realizar grandes arengas y arrastrar multitudes como nos plantea el cine en muchas ocasiones. Verdaderos “hight profile” que nos muestran las revistas de management.

No obstante, existe un liderazgo invisible, menos popular, menos público y arrollador, más silencioso, cercano y generoso, que sustituye cierto grado de egocentrismo por la capacidad de expresarse a través de otros, por liderar desde la retaguardia dejando que sean otros los visibles, los que protagonicen y lideren. Sin embargo, en un mercado tan agresivo con el actual, en el reinado de lo visible y notorio, estos perfiles más “soft” suelen pasar desapercibidos dentro de las organizaciones e incluso son tildados de “naíf”.

Entonces ¿Cuál es la genética del liderazgo más adecuada para estos tiempos de cambio en los que se demandan ideas, innovación, proactividad y acción de “todos”? Veamos esa combinación de genes:

1.Coherencia: hacer lo que se dice y dar ejemplo es la base de la credibilidad y del respeto, porque ser coherente exige tener coraje y firmeza tanto para ser fiel a lo que una piensa y cree como para rectificar cuando uno se equivoca.

2.Valentía: ser valiente no significa no tener miedo, sino reconocerlo, superarlo e inspirar a otros a movilizarse a pesar del él. Significa defender posturas impopulares y asumir la crítica, desafiar el sistema en pro de la evolución empresarial aun poniendo en peligro su propia recompensa. La valentía y la tolerancia al error es clave para prevenir la falta de iniciativa y la uniformidad del pensamiento único dentro de la organización.

3.Discreción: lo que los clásicos llamaban “Prudentia” y actualmente la denominamos liderazgo invisible. Se trata de un liderazgo que supedita el propio ego en favor del reparto de poder en busca de la autonomía del talento, interviniendo sólo cuando hace falta y no tratando al equipo como si tuviera una minoría de edad permanente.

4.Auctoritas frente a potestas: ya los clásicos diferenciaban ambos conceptos. La auctoritas es legitimada y reconocida de forma natural por el grupo y está basada en la valía, el saber y la fuerza moral del líder. La potestas en cambio la otorga el cargo y nos convierte en directores pero no siempre en líderes.

5.Ética: el cómo importa. La toma decisiones así como los éxitos y resultados conseguidos bajo la premisa del teólogo alemán Hermann Busenbaum “Cuando el fin es lícito, también lo son los medios”, no es ser líder, es tomar el camino fácil. Un líder de esta nueva era que queremos crear entre todos, analiza y sopesa los costes y daños colaterales.

6. Observación y percepción: de mente abierta para explorar nuevas perspectivas, que escucha de verdad, valora la diversidad de inteligencias dentro de su equipo y comprende que nadie es perfecto ni todo lo contrario. Este rasgo aumenta su nivel de tolerancia y acerca al líder un poco más al concepto de justicia de la Grecia clásica.

7. Movilización: sus acciones y hechos son un ejemplo y le hacen influyente y capaz de conseguir el contrato psicológico de su equipo. Busca el equilibrio entre el carisma arrollador y la generosidad de ceder parcelas de poder y aumentar la co-responsabilidad de los profesionales.

Aunque muchos tachen este perfil de utópico, yo creo (porque los he visto en acción) en líderes que aplican este liderazgo más discreto y humanista, dotado de algunas virtudes clásicas esenciales y grandes dosis de sentido común. Todos conocemos la teoría y ahora más que nunca necesitamos aplicarla y lograr un liderazgo más abierto, transparente, auténtico, que aunque imperfecto como la condición humana, será verdaderamente inspirador.

COMENTARIOS


  1. Sonia

    27 June 2014

    Muy interesante. En muchos casos no reconoceríamos como líder a muchos precisamente por lo que indicas, su invisibilidad. Hoy día parece que es más quién más dice que hace que quien hace realmente y lo que no se cuenta a los 4 vientos no existe. El “yoísmo” parece un síntoma del miedo que nos produce ver que la sociedad exige una demostración continua de la valía de uno porque si no, caducas.

Nos importa lo que la gente tiene que decir

Minerva

Intalentgy ha sido un descubrimiento, es una empresa joven en el mercado que ha sabido captar nuestra atención con soluciones que desprenden frescura y utilidad, un binomio clave para inspirar y hacer reflexionar a empresas que como nosotros seguimos trabajando para innovar y evolucionar.

Minerva López

Responsable de Formación. Canal de Isabel II Gestión

Helga Pelaez_2011 (2)

En Intalentgy hemos encontrado un partner que nos proporciona valor desde la concepción del proyecto hasta el seguimiento y cierre del mismo. Destacaría la involucración de Yolanda, su cercanía, empatía y capacidad para llevar el sentimiento de corresponsabilidad en el desarrollo profesional hasta el comité de dirección.

Helga Peláez

HR Director Goodyear Iberia